Recetas tradicionales

El "desafío del huevo de Golden Retriever" podría matar a tu mascota, advierten los veterinarios

El


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La tendencia comenzó cuando Haley Bowers, una joven de 17 años de Michigan, intentó poner un huevo en la boca de su tía golden retriever. Después de ver el video del súper lindo éxito del perro perdiguero, la gente en Twitter de todas partes ha comenzado a compartir intentos desafortunados, pero divertidos, de lograr que sus perros hagan lo mismo.

Pero quizás no valga la pena arriesgarse por el video tweet.

La tía de Haley había leído en línea que la boca de un golden retriever era tan suave que podía sostener un huevo sin romperlo. Sookie, la perra de su tía, era conocida por su delicada obediencia, la perra perfecta para probar su teoría. Sostener el huevo sería un sombrero viejo para Sookie, al igual que cualquiera de sus otros trucos.

mi tía leyó en línea que la boca de un golden retriever es tan suave que pueden sostener un huevo en la boca sin romperlo, así que lo probó con su perro y bueno pic.twitter.com/6SDyUI3v4j

- cuenta de fan de elizabeth gillies (@Iaurdreyfuss) 4 de febrero de 2018

Pero, ¿y si el huevo se hubiera roto? El perro de Haley era suave y estaba bien entrenado; a falta de una frase mejor, Sookie es un De Verdad buena niña.

Los perros de otras personas, sin embargo, no estaban tan preparados.

Los videos son, sin duda, adorables. Algunos de estos perros están francamente histéricos. Cuando se les ofrece el huevo, la mayoría se da cuenta de que no es comida y, por lo tanto, no es interesante, y lo deja atrás.

Pero no importa cuán lindos sean los perros ante la cámara, estos videos simplemente no valen la pena.

"Poner un huevo crudo (con cáscara) en la boca de un perro es un riesgo para la salud", dijo a BuzzFeed la Dra. Paula Parker, presidenta de la Asociación Veterinaria Australiana. "Es un peligro de asfixia, ya que el huevo puede quedarse atascado en la garganta del perro".

Los fragmentos afilados de la cáscara de huevo no son los únicos peligros del desafío. “La salmonela puede estar presente tanto dentro como fuera de la cáscara, por lo que incluso si el huevo no se rompe, si las bacterias están presentes en el exterior de la cáscara, podría provocar problemas de salud como diarrea y vómitos”, concluyó Parker.

Y si sabes algo sobre perros, sabes que amor para jugar tira y afloja. Y buscar. Y, bueno ... Cualquier juego que no implique quedarse quieto.

Si realmente debes probar el desafío, sé como estos chicos y pruébalo tú mismo.

mi tía leyó en línea que la boca de un golden retriever es tan suave que pueden sostener un huevo en la boca sin romperlo, así que lo probó con su perro y bueno pic.twitter.com/4sVH5cIGb1

- Parker LaGrange (@ParkerLaGrange) 5 de febrero de 2018

También podría contraer salmonela. Pero es al menos más seguro que las otras tontas tendencias de Twitter que los adolescentes han probado últimamente.


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Todos han probado remedios caseros. Pero no todos son iguales. Con eso en mente, aquí están mis ocho opciones principales para el tratamiento seguro y efectivo de enfermedades menores:

1. Sales de Epsom: Cuando las heridas e hinchazones de las mascotas asoman inevitablemente sus horribles cabezas, las sales de Epsom casi siempre son útiles para un cuidado óptimo en el hogar. Siempre que su mascota tolere los cuidados húmedos, los baños de sal de Epsom y las compresas calientes son un gran complemento de los antibióticos y la atención quirúrgica. A veces, incluso pueden hacer el trabajo por sí mismos––¡No omita el paso en el que ve a su veterinario primero!

2. Té de manzanilla: Considerado el mejor cuidado en el hogar para los malestares estomacales humanos, he usado té de manzanilla fuerte para varios piel Dolencias en mascotas. Este remedio común de las Indias Occidentales se basa en el efecto desinfectante natural de la planta. Una solución calmante, la manzanilla calma las irritaciones leves de la piel al matar los hongos y las bacterias que complican las lesiones con su presencia, sin la aspereza que puede reducir los propios insectos "felices" del cuerpo.

¿Mi enfoque favorito? Haga un té de manzanilla fuerte, viértalo en una botella con atomizador ($ 1.49 en Target) y déjelo enfriar en el refrigerador. Luego, rocíelo generosamente sobre la piel enrojecida y en carne viva para obtener un efecto calmante inmediato.

¿Oídos en carne viva y doloridos por alergias frecuentes? Agregue una pequeña pizca de vinagre blanco destilado al té enfriado para obtener una solución de limpieza de oídos de bajo costo casi a la par con los enjuagues de clorhexidina que compra por $ 8 a $ 12 la botella en el veterinario.

3. Vaselina: Es tan bueno como los lubricantes de marca más costosos hechos específicamente para gatos con problemas de bolas de pelo o estreñimiento crónico de bajo grado. Un pequeño toque te servirá. También es ideal para narices con costras.

4. El Furminator: Bien, soy un fanático de esta varita mágica. Es el único cepillo para el pelo felino que he conocido (también está hecho para perros) capaz de eliminar el lanzamiento de bolas de pelo desagradables e incómodas en algunos de mis pacientes felinos más afectados. Teniendo en cuenta que la cirugía para eliminar las bolas de pelo monstruosas no es desconocida (tuvimos una hace unos meses en el hospital), el Furminator es un enfoque mucho más rentable. También ayuda a mantener la muda en la bolsa en lugar de en el piso.

5. Calabaza enlatada: Para los perros y gatos fácilmente estreñidos o propensos a la diarrea, la calabaza puede hacer maravillas, aunque no siempre. Es un enfoque de no hacer daño que cualquiera puede probar, pero nunca permita que un animal sufra por más de uno o dos días de síntomas leves antes de hablar con su veterinario.

6. Polvo de bórax: ¿Tienes pulgas? Sí yo también. ¿Quiere una solución que complemente su régimen estándar de Frontline y Advantage (y ahora Capstar y Comfortis) sin todas las toxinas que su hombre insecto estándar establece? Prueba el polvo de bórax. El material estándar de 20-Mule Team hace maravillas con las pulgas al hacer agujeros en sus crujientes exoesqueletos de insectos.

¿A mi manera? Espolvoree el material en sus pisos y luego barra o aspire el exceso. Los cristales invisibles que quedan harán un gran trabajo con las pulgas que traen tus mascotas mientras tú no miras. Es económico y prácticamente no tóxico en comparación con lo que trae el hombre insecto.

7. Cereal de avena: Si tiene una mascota que le pica y está dispuesta a pasar el rato en una bañera, esto es para usted. La avena finamente molida (como en el cereal de avena para bebés) se puede mezclar en un baño de agua tibia para obtener un remojo súper relajante mucho más barato que el Aveeno. Las mascotas con alergias cutáneas, infecciones y cualquier otra enfermedad con comezón obtienen un alivio inmediato con este enfoque. A muchos perros incluso les encanta esta táctica por su capacidad de lappabilidad en la bañera (estoy bastante seguro de que no dejaría que mis mascotas empapadas en Aveeno hicieran lo mismo).

8. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio: No, no es una receta de volcán de la escuela primaria. En cambio, ¡hace desaparecer los olores espantosos! Mezclo 4 tazas de peróxido de hidrógeno con 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y un chorrito de detergente para lavar platos para hacer una solución de botella con atomizador capaz de eliminar incluso el aroma de las glándulas anales de mis exfoliantes (y también del trasero de las mascotas).

Aprendí de este enfoque por primera vez después de investigar los regímenes populares de eliminación de zorrillos cuando trabajaba en el ritmo de ER en Filadelfia infestada de zorrillos. Esta simple mezcla no solo es mucho más amigable para el hospital veterinario que el baño de jugo de tomate, también es efectiva en una amplia gama de superficies contaminadas con glándulas anales. No creo que pudiera sobrevivir a la práctica veterinaria sin él. ¡Gracias a Dios por los remedios sencillos!

Al igual que con todos los remedios caseros, preguntarle a su veterinario antes de embarcarse en cualquiera de estos proyectos a menudo le ahorrará mucho trabajo y le dará mejores resultados.––al abordar el tema de la seguridad (recuerde, incluso lo que parece una herida superficial puede ser solo la punta del iceberg).


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Todo el mundo ha probado remedios caseros. Pero no todos son iguales. Con eso en mente, aquí están mis ocho opciones principales para el tratamiento seguro y efectivo de enfermedades menores:

1. Sales de Epsom: Cuando las heridas e hinchazones de las mascotas asoman inevitablemente sus horribles cabezas, las sales de Epsom casi siempre son útiles para un cuidado óptimo en el hogar. Siempre que su mascota tolere los cuidados húmedos, los baños de sal de Epsom y las compresas calientes son un gran complemento de los antibióticos y la atención quirúrgica. A veces, incluso pueden hacer el trabajo por sí mismos––¡No omita el paso en el que ve a su veterinario primero!

2. Té de manzanilla: Considerado el mejor cuidado en el hogar para los malestares estomacales humanos, he usado té de manzanilla fuerte para varios piel Dolencias en mascotas. Este remedio común de las Indias Occidentales se basa en el efecto desinfectante natural de la planta. Una solución calmante, la manzanilla calma las irritaciones leves de la piel al matar los hongos y las bacterias que complican las lesiones con su presencia, sin la aspereza que puede reducir los propios insectos "felices" del cuerpo.

¿Mi enfoque favorito? Haga un té de manzanilla fuerte, viértalo en una botella con atomizador ($ 1.49 en Target) y déjelo enfriar en el refrigerador. Luego, rocíelo generosamente sobre la piel enrojecida y en carne viva para obtener un efecto calmante inmediato.

¿Oídos en carne viva y doloridos por alergias frecuentes? Agregue una pequeña pizca de vinagre blanco destilado al té enfriado para obtener una solución de limpieza de oídos de bajo costo casi a la par con los enjuagues de clorhexidina que compra por $ 8 a $ 12 la botella en el veterinario.

3. Vaselina: Es tan bueno como los lubricantes de marca más costosos hechos específicamente para gatos con problemas de bolas de pelo o estreñimiento crónico de bajo grado. Un pequeño toque te servirá. También es ideal para narices con costras.

4. El Furminator: Bien, soy un fanático de esta varita mágica. Es el único cepillo para el pelo felino que he conocido (también está hecho para perros) capaz de eliminar el lanzamiento de bolas de pelo desagradables e incómodas en algunos de mis pacientes felinos más afectados. Teniendo en cuenta que la cirugía para eliminar las bolas de pelo monstruosas no es desconocida (tuvimos una hace unos meses en el hospital), el Furminator es un enfoque mucho más rentable. También ayuda a mantener la muda en la bolsa en lugar de en el piso.

5. Calabaza enlatada: Para los perros y gatos fácilmente estreñidos o propensos a la diarrea, la calabaza puede hacer maravillas, aunque no siempre. Es un enfoque de no hacer daño que cualquiera puede probar, pero nunca permita que un animal sufra por más de uno o dos días de síntomas leves antes de hablar con su veterinario.

6. Polvo de bórax: ¿Tienes pulgas? Sí yo también. ¿Quiere una solución que complemente su régimen estándar de Frontline y Advantage (y ahora Capstar y Comfortis) sin todas las toxinas que su hombre insecto estándar establece? Prueba el polvo de bórax. El material estándar de 20-Mule Team hace maravillas con las pulgas al hacer agujeros en sus crujientes exoesqueletos de insectos.

¿A mi manera? Espolvoree el material en sus pisos y luego barra o aspire el exceso. Los cristales invisibles que quedan harán un gran trabajo con las pulgas que traen tus mascotas mientras tú no miras. Es económico y prácticamente no tóxico en comparación con lo que trae el hombre insecto.

7. Cereal de avena: Si tienes una mascota con comezón y que está dispuesta a pasar el rato en una bañera, esto es para ti. La avena finamente molida (como en el cereal de avena para bebés) se puede mezclar en un baño de agua tibia para obtener un remojo súper relajante mucho más barato que el Aveeno. Las mascotas con alergias cutáneas, infecciones y cualquier otra enfermedad con comezón obtienen un alivio inmediato con este enfoque. A muchos perros incluso les encanta esta táctica por su capacidad de lappabilidad en la bañera (estoy bastante seguro de que no dejaría que mis mascotas empapadas en Aveeno hicieran lo mismo).

8. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio: No, no es una receta de volcán de la escuela primaria. En cambio, ¡hace desaparecer los olores espantosos! Mezclo 4 tazas de peróxido de hidrógeno con 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y un chorrito de detergente para lavar platos para hacer una solución de botella con atomizador capaz de eliminar incluso el aroma de las glándulas anales de mis exfoliantes (y también del trasero de las mascotas).

Aprendí de este enfoque por primera vez después de investigar los regímenes populares de eliminación de zorrillos cuando trabajaba en el ritmo de la sala de emergencias en Filadelfia infestada de zorrillos. Esta simple mezcla no solo es mucho más amigable para el hospital veterinario que el baño de jugo de tomate, también es efectiva en una amplia gama de superficies contaminadas con glándulas anales. No creo que pudiera sobrevivir a la práctica veterinaria sin él. ¡Gracias a Dios por los remedios sencillos!

Al igual que con todos los remedios caseros, preguntarle a su veterinario antes de embarcarse en cualquiera de estos proyectos a menudo le ahorrará mucho trabajo y le dará mejores resultados.––al abordar el tema de la seguridad (recuerde, incluso lo que parece una herida superficial puede ser solo la punta del iceberg).


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Todo el mundo ha probado remedios caseros. Pero no todos son iguales. Con eso en mente, aquí están mis ocho opciones principales para el tratamiento seguro y efectivo de enfermedades menores:

1. Sales de Epsom: Cuando las heridas e hinchazones de las mascotas asoman inevitablemente sus horribles cabezas, las sales de Epsom casi siempre son útiles para un cuidado óptimo en el hogar. Siempre que su mascota tolere los cuidados húmedos, los baños de sal de Epsom y las compresas calientes son un gran complemento de los antibióticos y la atención quirúrgica. A veces, incluso pueden hacer el trabajo por sí mismos––¡No omita el paso en el que ve a su veterinario primero!

2. Té de manzanilla: Considerado el mejor cuidado en el hogar para los malestares estomacales humanos, he usado té de manzanilla fuerte para varios piel Dolencias en mascotas. Este remedio común de las Indias Occidentales se basa en el efecto desinfectante natural de la planta. Una solución calmante, la manzanilla calma las irritaciones leves de la piel al matar los hongos y las bacterias que complican las lesiones con su presencia, sin la aspereza que puede reducir los propios insectos "felices" del cuerpo.

¿Mi enfoque favorito? Haga un té de manzanilla fuerte, viértalo en una botella con atomizador ($ 1.49 en Target) y déjelo enfriar en el refrigerador. Luego, rocíelo generosamente sobre la piel enrojecida y en carne viva para obtener un efecto calmante inmediato.

¿Oídos en carne viva y doloridos por alergias frecuentes? Agregue una pequeña pizca de vinagre blanco destilado al té enfriado para obtener una solución de limpieza de oídos de bajo costo casi a la par con los enjuagues de clorhexidina que compra por $ 8 a $ 12 la botella en el veterinario.

3. Vaselina: Es tan bueno como los lubricantes de marca más costosos hechos específicamente para gatos con problemas de bolas de pelo o estreñimiento crónico de bajo grado. Un pequeño toque te servirá. También es ideal para narices con costras.

4. El Furminator: De acuerdo, soy un devoto anormal de esta varita mágica. Es el único cepillo para el pelo felino que he conocido (también está hecho para perros) capaz de eliminar el lanzamiento de bolas de pelo desagradables e incómodas en algunos de mis pacientes felinos más afectados. Teniendo en cuenta que la cirugía para eliminar las bolas de pelo monstruosas no es desconocida (tuvimos una hace unos meses en el hospital), el Furminator es un enfoque mucho más rentable. También ayuda a mantener la muda en la bolsa en lugar de en el piso.

5. Calabaza enlatada: Para los perros y gatos que se estreñen fácilmente o que son propensos a la diarrea, la calabaza puede hacer maravillas, aunque no siempre. Es un enfoque de no dañar que cualquiera puede probar, pero nunca permita que un animal sufra por más de uno o dos días de síntomas leves antes de hablar con su veterinario.

6. Polvo de bórax: ¿Tienes pulgas? Sí yo también. ¿Quiere una solución que complemente su régimen estándar de Frontline y Advantage (y ahora Capstar y Comfortis) sin todas las toxinas que su hombre insecto estándar establece? Prueba el polvo de bórax. El material estándar de 20-Mule Team hace maravillas con las pulgas al hacer agujeros en sus crujientes exoesqueletos de insectos.

¿A mi manera? Espolvoree el material en sus pisos y luego barra o aspire el exceso. Los cristales invisibles que quedan harán un gran trabajo con las pulgas que traen tus mascotas mientras tú no miras. Es económico y prácticamente no tóxico en comparación con lo que trae el hombre insecto.

7. Cereal de avena: Si tiene una mascota que le pica y está dispuesta a pasar el rato en una bañera, esto es para usted. La avena finamente molida (como en el cereal de avena para bebés) se puede mezclar en un baño de agua tibia para obtener un remojo súper relajante mucho más barato que el Aveeno. Las mascotas con alergias cutáneas, infecciones y cualquier otra enfermedad con comezón obtienen un alivio inmediato con este enfoque. A muchos perros incluso les encanta esta táctica por su capacidad de regazo en la bañera (estoy bastante seguro de que no dejaría que mis mascotas empapadas de Aveeno hicieran lo mismo).

8. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio: No, no es una receta de volcán de la escuela primaria. En cambio, ¡hace desaparecer los olores espantosos! Mezclo 4 tazas de peróxido de hidrógeno con 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y un chorrito de detergente para lavar platos para hacer una solución de botella con atomizador capaz de eliminar incluso el aroma de las glándulas anales de mis exfoliantes (y también del trasero de las mascotas).

Aprendí de este enfoque por primera vez después de investigar los regímenes populares de eliminación de zorrillos cuando trabajaba en el ritmo de la sala de emergencias en Filadelfia infestada de zorrillos. Esta simple mezcla no solo es mucho más amigable para el hospital veterinario que el baño de jugo de tomate, también es efectiva en una amplia gama de superficies contaminadas con glándulas anales. No creo que pudiera sobrevivir a la práctica veterinaria sin él. ¡Gracias a Dios por los remedios sencillos!

Al igual que con todos los remedios caseros, preguntarle a su veterinario antes de embarcarse en cualquiera de estos proyectos a menudo le ahorrará mucho trabajo y le dará mejores resultados.––al abordar el tema de la seguridad (recuerde, incluso lo que parece una herida superficial puede ser solo la punta del iceberg).


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Todo el mundo ha probado remedios caseros. Pero no todos son iguales. Con eso en mente, aquí están mis ocho opciones principales para el tratamiento seguro y efectivo de enfermedades menores:

1. Sales de Epsom: Cuando las heridas e hinchazones de las mascotas asoman inevitablemente sus horribles cabezas, las sales de Epsom casi siempre son útiles para un cuidado óptimo en el hogar. Siempre que su mascota tolere los cuidados húmedos, los baños de sal de Epsom y las compresas calientes son un gran complemento de los antibióticos y la atención quirúrgica. A veces, incluso pueden hacer el trabajo por sí mismos––¡No omita el paso en el que ve a su veterinario primero!

2. Té de manzanilla: Considerado el mejor cuidado en el hogar para los malestares estomacales humanos, he usado té de manzanilla fuerte para varios piel Dolencias en mascotas. Este remedio común de las Indias Occidentales se basa en el efecto desinfectante natural de la planta. Una solución calmante, la manzanilla calma las irritaciones leves de la piel al matar los hongos y las bacterias que complican las lesiones con su presencia, sin la aspereza que puede reducir los propios insectos "felices" del cuerpo.

¿Mi enfoque favorito? Haga un té de manzanilla fuerte, viértalo en una botella con atomizador ($ 1.49 en Target) y déjelo enfriar en el refrigerador. Luego, rocíelo generosamente sobre la piel enrojecida y en carne viva para obtener un efecto calmante inmediato.

¿Oídos en carne viva y doloridos por alergias frecuentes? Agregue una pequeña pizca de vinagre blanco destilado al té enfriado para obtener una solución de limpieza de oídos de bajo costo casi a la par con los enjuagues de clorhexidina que compra por $ 8 a $ 12 la botella en el veterinario.

3. Vaselina: Es tan bueno como los lubricantes de marca más costosos hechos específicamente para gatos con problemas de bolas de pelo o estreñimiento crónico de bajo grado. Un pequeño toque te servirá. También es ideal para narices con costras.

4. El Furminator: De acuerdo, soy un devoto anormal de esta varita mágica. Es el único cepillo para el pelo felino que he conocido (también está hecho para perros) capaz de eliminar el lanzamiento de bolas de pelo desagradables e incómodas en algunos de mis pacientes felinos más afectados. Teniendo en cuenta que la cirugía para eliminar las bolas de pelo monstruosas no es desconocida (tuvimos una hace unos meses en el hospital), el Furminator es un enfoque mucho más rentable. También ayuda a mantener la muda en la bolsa en lugar de en el piso.

5. Calabaza enlatada: Para los perros y gatos que se estreñen fácilmente o que son propensos a la diarrea, la calabaza puede hacer maravillas, aunque no siempre. Es un enfoque de no hacer daño que cualquiera puede probar, pero nunca permita que un animal sufra por más de uno o dos días de síntomas leves antes de hablar con su veterinario.

6. Polvo de bórax: ¿Tienes pulgas? Sí yo también. ¿Quiere una solución que complemente su régimen estándar de Frontline y Advantage (y ahora Capstar y Comfortis) sin todas las toxinas que su hombre insecto estándar establece? Prueba el polvo de bórax. El material estándar de 20-Mule Team hace maravillas con las pulgas al hacer agujeros en sus crujientes exoesqueletos de insectos.

¿A mi manera? Espolvoree el material en sus pisos y luego barra o aspire el exceso. Los cristales invisibles que quedan harán un gran trabajo con las pulgas que traen tus mascotas mientras tú no miras. Es económico y prácticamente no tóxico en comparación con lo que trae el hombre insecto.

7. Cereal de avena: Si tienes una mascota con comezón y que está dispuesta a pasar el rato en una bañera, esto es para ti. La avena finamente molida (como en el cereal de avena para bebés) se puede mezclar en un baño de agua tibia para obtener un remojo súper relajante mucho más barato que el Aveeno. Las mascotas con alergias cutáneas, infecciones y cualquier otra enfermedad que pique obtienen un alivio inmediato con este enfoque. A muchos perros incluso les encanta esta táctica por su capacidad de lappabilidad en la bañera (estoy bastante seguro de que no dejaría que mis mascotas empapadas en Aveeno hicieran lo mismo).

8. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio: No, no es una receta de volcán de la escuela primaria. En cambio, ¡hace desaparecer los olores espantosos! Mezclo 4 tazas de peróxido de hidrógeno con 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y un chorrito de detergente para lavar platos para hacer una solución de botella con atomizador capaz de eliminar incluso el aroma de las glándulas anales de mis exfoliantes (y también del trasero de las mascotas).

Aprendí de este enfoque por primera vez después de investigar los regímenes populares de eliminación de zorrillos cuando trabajaba en el ritmo de ER en Filadelfia infestada de zorrillos. Esta simple mezcla no solo es mucho más amigable para el hospital veterinario que el baño de jugo de tomate, también es efectiva en una amplia gama de superficies contaminadas con glándulas anales. No creo que pudiera sobrevivir a la práctica veterinaria sin él. ¡Gracias a Dios por los remedios sencillos!

Al igual que con todos los remedios caseros, preguntarle a su veterinario antes de embarcarse en cualquiera de estos proyectos a menudo le ahorrará mucho trabajo y le dará mejores resultados.––al abordar el tema de la seguridad (recuerde, incluso lo que parece una herida superficial puede ser solo la punta del iceberg).


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Todos han probado remedios caseros. Pero no todos son iguales. Con eso en mente, aquí están mis ocho opciones principales para el tratamiento seguro y efectivo de enfermedades menores:

1. Sales de Epsom: Cuando las heridas e hinchazones de las mascotas inevitablemente asoman sus horribles cabezas, las sales de Epsom casi siempre son útiles para un cuidado óptimo en el hogar. Siempre que su mascota tolere los cuidados húmedos, los baños de sal de Epsom y las compresas calientes son un gran complemento de los antibióticos y la atención quirúrgica. A veces, incluso pueden hacer el trabajo por sí mismos––¡No omita el paso en el que ve a su veterinario primero!

2. Té de manzanilla: Considerado el mejor cuidado en el hogar para los malestares estomacales humanos, he usado té de manzanilla fuerte para varios piel Dolencias en mascotas. Este remedio común de las Indias Occidentales se basa en el efecto desinfectante natural de la planta. Una solución calmante, la manzanilla calma las irritaciones leves de la piel al matar los hongos y las bacterias que complican las lesiones con su presencia, sin la aspereza que puede reducir los propios insectos "felices" del cuerpo.

¿Mi enfoque favorito? Haga un té de manzanilla fuerte, viértalo en una botella con atomizador ($ 1.49 en Target) y déjelo enfriar en el refrigerador. Luego, rocíelo generosamente sobre la piel enrojecida y en carne viva para obtener un efecto calmante inmediato.

¿Oídos en carne viva y doloridos por alergias frecuentes? Agregue una pequeña pizca de vinagre blanco destilado al té enfriado para obtener una solución de limpieza de oídos de bajo costo casi a la par con los enjuagues de clorhexidina que compra por $ 8 a $ 12 la botella en el veterinario.

3. Vaselina: Es tan bueno como los lubricantes de marca más costosos hechos específicamente para gatos con problemas de bolas de pelo o estreñimiento crónico de bajo grado. Un pequeño toque te servirá. También es ideal para narices con costras.

4. El Furminator: De acuerdo, soy un devoto anormal de esta varita mágica. Es el único cepillo para el pelo felino que he conocido (también está hecho para perros) capaz de eliminar el lanzamiento de bolas de pelo desagradables e incómodas en algunos de mis pacientes felinos más afectados. Teniendo en cuenta que la cirugía para eliminar las bolas de pelo monstruosas no es desconocida (tuvimos una hace unos meses en el hospital), el Furminator es un enfoque mucho más rentable. También ayuda a mantener la muda en la bolsa en lugar de en el piso.

5. Calabaza enlatada: Para los perros y gatos que se estreñen fácilmente o que son propensos a la diarrea, la calabaza puede hacer maravillas, aunque no siempre. Es un enfoque de no hacer daño que cualquiera puede probar, pero nunca permita que un animal sufra por más de uno o dos días de síntomas leves antes de hablar con su veterinario.

6. Polvo de bórax: ¿Tienes pulgas? Sí yo también. ¿Quiere una solución que complemente su régimen estándar de Frontline y Advantage (y ahora Capstar y Comfortis) sin todas las toxinas que su hombre insecto estándar establece? Prueba el polvo de bórax. El material estándar de 20-Mule Team hace maravillas con las pulgas al hacer agujeros en sus crujientes exoesqueletos de insectos.

¿A mi manera? Espolvoree el material en sus pisos y luego barra o aspire el exceso. Los cristales invisibles que quedan harán un gran trabajo con las pulgas que traen tus mascotas mientras tú no miras. Es económico y prácticamente no tóxico en comparación con lo que trae el hombre insecto.

7. Cereal de avena: Si tiene una mascota que le pica y está dispuesta a pasar el rato en una bañera, esto es para usted. La avena finamente molida (como en el cereal de avena para bebés) se puede mezclar en un baño de agua tibia para obtener un remojo súper relajante mucho más barato que el Aveeno. Las mascotas con alergias cutáneas, infecciones y cualquier otra enfermedad con comezón obtienen un alivio inmediato con este enfoque. A muchos perros incluso les encanta esta táctica por su capacidad de lappabilidad en la bañera (estoy bastante seguro de que no dejaría que mis mascotas empapadas en Aveeno hicieran lo mismo).

8. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio: No, no es una receta de volcán de la escuela primaria. En cambio, ¡hace desaparecer los olores espantosos! Mezclo 4 tazas de peróxido de hidrógeno con 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y un chorrito de detergente para lavar platos para hacer una solución de botella con atomizador capaz de eliminar incluso el aroma de las glándulas anales de mis exfoliantes (y también del trasero de las mascotas).

Aprendí de este enfoque por primera vez después de investigar los regímenes populares de eliminación de zorrillos cuando trabajaba en el ritmo de ER en Filadelfia infestada de zorrillos. Esta simple mezcla no solo es mucho más amigable para el hospital veterinario que el baño de jugo de tomate, también es efectiva en una amplia gama de superficies contaminadas con glándulas anales. No creo que pudiera sobrevivir a la práctica veterinaria sin él. ¡Gracias a Dios por los remedios sencillos!

Al igual que con todos los remedios caseros, preguntarle a su veterinario antes de embarcarse en cualquiera de estos proyectos a menudo le ahorrará mucho trabajo y le dará mejores resultados.––al abordar el tema de la seguridad (recuerde, incluso lo que parece una herida superficial puede ser solo la punta del iceberg).


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Todos han probado remedios caseros. Pero no todos son iguales. Con eso en mente, aquí están mis ocho opciones principales para el tratamiento seguro y efectivo de enfermedades menores:

1. Sales de Epsom: Cuando las heridas e hinchazones de las mascotas asoman inevitablemente sus horribles cabezas, las sales de Epsom casi siempre son útiles para un cuidado óptimo en el hogar. Siempre que su mascota tolere los cuidados húmedos, los baños de sal de Epsom y las compresas calientes son un gran complemento de los antibióticos y la atención quirúrgica. A veces, incluso pueden hacer el trabajo por sí mismos––¡No omita el paso en el que ve a su veterinario primero!

2. Té de manzanilla: Considerado el mejor cuidado en el hogar para los malestares estomacales humanos, he usado té de manzanilla fuerte para varios piel Dolencias en mascotas. Este remedio común de las Indias Occidentales se basa en el efecto desinfectante natural de la planta. Una solución calmante, la manzanilla calma las irritaciones leves de la piel al matar los hongos y las bacterias que complican las lesiones con su presencia, sin la aspereza que puede reducir los propios insectos "felices" del cuerpo.

¿Mi enfoque favorito? Haga un té de manzanilla fuerte, viértalo en una botella con atomizador ($ 1.49 en Target) y déjelo enfriar en el refrigerador. Luego, rocíelo generosamente sobre la piel enrojecida y en carne viva para obtener un efecto calmante inmediato.

¿Oídos en carne viva y doloridos por alergias frecuentes? Agregue una pequeña pizca de vinagre blanco destilado al té enfriado para obtener una solución de limpieza de oídos de bajo costo casi a la par con los enjuagues de clorhexidina que compra por $ 8 a $ 12 la botella en el veterinario.

3. Vaselina: Es tan bueno como los lubricantes de marca más costosos hechos específicamente para gatos con problemas de bolas de pelo o estreñimiento crónico de bajo grado. Un pequeño toque te servirá. También es ideal para narices con costras.

4. El Furminator: Bien, soy un devoto anormal de esta varita mágica. Es el único cepillo para el pelo felino que he conocido (también está hecho para perros) capaz de eliminar el lanzamiento de bolas de pelo desagradables e incómodas en algunos de mis pacientes felinos más afectados. Teniendo en cuenta que la cirugía para eliminar las bolas de pelo monstruosas no es desconocida (tuvimos una hace unos meses en el hospital), el Furminator es un enfoque mucho más rentable. También ayuda a mantener la muda en la bolsa en lugar de en el piso.

5. Calabaza enlatada: Para los perros y gatos que se estreñen fácilmente o que son propensos a la diarrea, la calabaza puede hacer maravillas, aunque no siempre. Es un enfoque de no dañar que cualquiera puede probar, pero nunca permita que un animal sufra por más de uno o dos días de síntomas leves antes de hablar con su veterinario.

6. Polvo de bórax: ¿Tienes pulgas? Sí yo también. ¿Quiere una solución que complemente su régimen estándar de Frontline y Advantage (y ahora Capstar y Comfortis) sin todas las toxinas que su hombre insecto estándar establece? Prueba el polvo de bórax. El material estándar de 20-Mule Team hace maravillas con las pulgas al hacer agujeros en sus crujientes exoesqueletos de insectos.

¿A mi manera? Espolvoree el material en sus pisos y luego barra o aspire el exceso. Los cristales invisibles que quedan harán un gran trabajo con las pulgas que traen tus mascotas mientras tú no miras. Es económico y prácticamente no tóxico en comparación con lo que trae el hombre insecto.

7. Cereal de avena: Si tienes una mascota con comezón y que está dispuesta a pasar el rato en una bañera, esto es para ti. La avena finamente molida (como en el cereal de avena para bebés) se puede mezclar en un baño de agua tibia para obtener un remojo súper relajante mucho más barato que el Aveeno. Las mascotas con alergias cutáneas, infecciones y cualquier otra enfermedad que pique obtienen un alivio inmediato con este enfoque. A muchos perros incluso les encanta esta táctica por su capacidad de lappabilidad en la bañera (estoy bastante seguro de que no dejaría que mis mascotas empapadas en Aveeno hicieran lo mismo).

8. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio: No, no es una receta de volcán de la escuela primaria. En cambio, ¡hace desaparecer los olores espantosos! Mezclo 4 tazas de peróxido de hidrógeno con 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y un chorrito de detergente para lavar platos para hacer una solución de botella con atomizador capaz de eliminar incluso el aroma de las glándulas anales de mis exfoliantes (y también del trasero de las mascotas).

Aprendí este enfoque por primera vez después de investigar los regímenes populares de eliminación de zorrillos cuando trabajaba en el ritmo de ER en Filadelfia infestada de zorrillos. Esta simple mezcla no solo es mucho más amigable para el hospital veterinario que el baño de jugo de tomate, también es efectiva en una amplia gama de superficies contaminadas con glándulas anales. No creo que pudiera sobrevivir a la práctica veterinaria sin él. ¡Gracias a Dios por los remedios sencillos!

Al igual que con todos los remedios caseros, preguntarle a su veterinario antes de embarcarse en cualquiera de estos proyectos a menudo le ahorrará mucho trabajo y le dará mejores resultados.––al abordar el tema de la seguridad (recuerde, incluso lo que parece una herida superficial puede ser solo la punta del iceberg).


Los 8 mejores remedios caseros para mascotas autorizados por veterinarios

Everyone's tried home remedies. But they're not all created equal. With that in mind, here are my top eight picks for safe and effective treatment of minor ills:

1. Epsom salts: When pet wounds and swellings inevitably rear their ugly heads, Epsom salts are almost always helpful for optimal home care. As long as your pet will abide wet ministrations, Epsom salt soaks and hot packs are a great adjunct to antibiotics and surgical attention. Sometimes they can even do the job on their own––just don’t skip the step where you see your vet first!

2. Chamomile tea: Considered the ultimate home care for upset human tummies, I’ve used strong chamomile tea for a number of skin ailments in pets. This common West Indian remedy relies on the natural disinfectant effect of the plant. A soothing solution, chamomile calms minor skin irritations by killing yeast and bacteria complicating the lesions with their presence—without the harshness that may reduce the body’s own "happy" bugs.

My favorite approach? Make a strong chamomile tea, pour it into a spray bottle ($1.49 at Target) and let it chill in the fridge. Then spray it on red and raw skin liberally for an immediately soothing effect.

Ears raw and sore from frequent allergies? Add a tiny dash of distilled white vinegar to the cooled tea for a low-cost ear cleansing solution almost on par with the chlorhexidine rinses you buy for $8 to $12 a bottle at the vet’s.

3. Petroleum jelly: It’s every bit as good as the more expensive brand name lubricants made specifically for cats with hairball problems or chronic, low-grade constipation. A little dab will do ya. It’s also great for crusty noses.

4. The Furminator: OK, so I’m a freakish devotee of this magic wand. It’s the only feline hairbrush I’ve ever met (it’s made for dogs, too) capable of eliminating disgusting and uncomfortable hairball hurling in some of my most afflicted feline patients. Considering that surgery to remove monster hairballs is not unheard of (we had one a few months back in hospital), the Furminator is a way more cost-effective approach. It also helps keep the shedding in the bag instead of on your floor.

5. Canned pumpkin: For either easily constipated or diarrhea-prone dogs and cats, pumpkin can work wonders––though not always. It’s a do-no-harm approach that anyone can try, but never let an animal suffer for more than a day or two of mild symptoms before you talk to your vet.

6. Borax powder: Got fleas? Yeah, me too. Want a solution that complements your standard Frontline and Advantage (and now Capstar and Comfortis) regimen without all the toxins your standard bug-man lays down? Try Borax powder. The standard 20-Mule Team stuff works wonders on fleas by poking holes in their crunchy insect exoskeletons.

My way? Sprinkle the stuff on your floors then sweep or vacuum up the excess. The invisible crystals left behind will do great work on the fleas your pets bring in while you’re not looking. It’s inexpensive and practically non-toxic compared to what the bug-man brings.

7. Oatmeal cereal: If you’ve got an itchy pet willing to hang out in a bathtub, this is for you. Finely ground oatmeal (as in baby oatmeal cereal) can be stirred into a bath of warm water for a super-soothing soak way cheaper than the Aveeno stuff. Pets with skin allergies, infections, and any other itchy disease gain immediate relief with this approach. Many dogs even come to love this tactic for its in-tub lappability (I’m pretty sure I wouldn’t let my Aveeno-soaking pets do the same).

8. Hydrogen peroxide and baking soda: No, it’s not a grade-school volcano recipe. Instead, it makes appalling odors begone! I mix 4 cups of hydrogen peroxide with 1/3 cup baking soda and a splash of dishwashing detergent to make a spray-bottle solution capable of getting even anal gland aroma off my scrubs (and pets’ backsides, too).

I first learned of this approach after researching popular de-skunking regimens when I worked the ER beat in skunk-infested Philadelphia. This simple mix is not only way more vet hospital friendly than the tomato juice bath, it’s effective on a wide range of anal gland-contaminated surfaces, too. I don’t think I could survive veterinary practice without it. Thank God for simple remedies!

As with all home remedies, asking your vet before embarking on any of these projects will often save you a lot of hard work and bring better results––while addressing the issue of safety (remember, even what looks like a superficial wound may be just the tip of the iceberg).


Top 8 vet-sanctioned home remedies for pets

Everyone's tried home remedies. But they're not all created equal. With that in mind, here are my top eight picks for safe and effective treatment of minor ills:

1. Epsom salts: When pet wounds and swellings inevitably rear their ugly heads, Epsom salts are almost always helpful for optimal home care. As long as your pet will abide wet ministrations, Epsom salt soaks and hot packs are a great adjunct to antibiotics and surgical attention. Sometimes they can even do the job on their own––just don’t skip the step where you see your vet first!

2. Chamomile tea: Considered the ultimate home care for upset human tummies, I’ve used strong chamomile tea for a number of skin ailments in pets. This common West Indian remedy relies on the natural disinfectant effect of the plant. A soothing solution, chamomile calms minor skin irritations by killing yeast and bacteria complicating the lesions with their presence—without the harshness that may reduce the body’s own "happy" bugs.

My favorite approach? Make a strong chamomile tea, pour it into a spray bottle ($1.49 at Target) and let it chill in the fridge. Then spray it on red and raw skin liberally for an immediately soothing effect.

Ears raw and sore from frequent allergies? Add a tiny dash of distilled white vinegar to the cooled tea for a low-cost ear cleansing solution almost on par with the chlorhexidine rinses you buy for $8 to $12 a bottle at the vet’s.

3. Petroleum jelly: It’s every bit as good as the more expensive brand name lubricants made specifically for cats with hairball problems or chronic, low-grade constipation. A little dab will do ya. It’s also great for crusty noses.

4. The Furminator: OK, so I’m a freakish devotee of this magic wand. It’s the only feline hairbrush I’ve ever met (it’s made for dogs, too) capable of eliminating disgusting and uncomfortable hairball hurling in some of my most afflicted feline patients. Considering that surgery to remove monster hairballs is not unheard of (we had one a few months back in hospital), the Furminator is a way more cost-effective approach. It also helps keep the shedding in the bag instead of on your floor.

5. Canned pumpkin: For either easily constipated or diarrhea-prone dogs and cats, pumpkin can work wonders––though not always. It’s a do-no-harm approach that anyone can try, but never let an animal suffer for more than a day or two of mild symptoms before you talk to your vet.

6. Borax powder: Got fleas? Yeah, me too. Want a solution that complements your standard Frontline and Advantage (and now Capstar and Comfortis) regimen without all the toxins your standard bug-man lays down? Try Borax powder. The standard 20-Mule Team stuff works wonders on fleas by poking holes in their crunchy insect exoskeletons.

My way? Sprinkle the stuff on your floors then sweep or vacuum up the excess. The invisible crystals left behind will do great work on the fleas your pets bring in while you’re not looking. It’s inexpensive and practically non-toxic compared to what the bug-man brings.

7. Oatmeal cereal: If you’ve got an itchy pet willing to hang out in a bathtub, this is for you. Finely ground oatmeal (as in baby oatmeal cereal) can be stirred into a bath of warm water for a super-soothing soak way cheaper than the Aveeno stuff. Pets with skin allergies, infections, and any other itchy disease gain immediate relief with this approach. Many dogs even come to love this tactic for its in-tub lappability (I’m pretty sure I wouldn’t let my Aveeno-soaking pets do the same).

8. Hydrogen peroxide and baking soda: No, it’s not a grade-school volcano recipe. Instead, it makes appalling odors begone! I mix 4 cups of hydrogen peroxide with 1/3 cup baking soda and a splash of dishwashing detergent to make a spray-bottle solution capable of getting even anal gland aroma off my scrubs (and pets’ backsides, too).

I first learned of this approach after researching popular de-skunking regimens when I worked the ER beat in skunk-infested Philadelphia. This simple mix is not only way more vet hospital friendly than the tomato juice bath, it’s effective on a wide range of anal gland-contaminated surfaces, too. I don’t think I could survive veterinary practice without it. Thank God for simple remedies!

As with all home remedies, asking your vet before embarking on any of these projects will often save you a lot of hard work and bring better results––while addressing the issue of safety (remember, even what looks like a superficial wound may be just the tip of the iceberg).


Top 8 vet-sanctioned home remedies for pets

Everyone's tried home remedies. But they're not all created equal. With that in mind, here are my top eight picks for safe and effective treatment of minor ills:

1. Epsom salts: When pet wounds and swellings inevitably rear their ugly heads, Epsom salts are almost always helpful for optimal home care. As long as your pet will abide wet ministrations, Epsom salt soaks and hot packs are a great adjunct to antibiotics and surgical attention. Sometimes they can even do the job on their own––just don’t skip the step where you see your vet first!

2. Chamomile tea: Considered the ultimate home care for upset human tummies, I’ve used strong chamomile tea for a number of skin ailments in pets. This common West Indian remedy relies on the natural disinfectant effect of the plant. A soothing solution, chamomile calms minor skin irritations by killing yeast and bacteria complicating the lesions with their presence—without the harshness that may reduce the body’s own "happy" bugs.

My favorite approach? Make a strong chamomile tea, pour it into a spray bottle ($1.49 at Target) and let it chill in the fridge. Then spray it on red and raw skin liberally for an immediately soothing effect.

Ears raw and sore from frequent allergies? Add a tiny dash of distilled white vinegar to the cooled tea for a low-cost ear cleansing solution almost on par with the chlorhexidine rinses you buy for $8 to $12 a bottle at the vet’s.

3. Petroleum jelly: It’s every bit as good as the more expensive brand name lubricants made specifically for cats with hairball problems or chronic, low-grade constipation. A little dab will do ya. It’s also great for crusty noses.

4. The Furminator: OK, so I’m a freakish devotee of this magic wand. It’s the only feline hairbrush I’ve ever met (it’s made for dogs, too) capable of eliminating disgusting and uncomfortable hairball hurling in some of my most afflicted feline patients. Considering that surgery to remove monster hairballs is not unheard of (we had one a few months back in hospital), the Furminator is a way more cost-effective approach. It also helps keep the shedding in the bag instead of on your floor.

5. Canned pumpkin: For either easily constipated or diarrhea-prone dogs and cats, pumpkin can work wonders––though not always. It’s a do-no-harm approach that anyone can try, but never let an animal suffer for more than a day or two of mild symptoms before you talk to your vet.

6. Borax powder: Got fleas? Yeah, me too. Want a solution that complements your standard Frontline and Advantage (and now Capstar and Comfortis) regimen without all the toxins your standard bug-man lays down? Try Borax powder. The standard 20-Mule Team stuff works wonders on fleas by poking holes in their crunchy insect exoskeletons.

My way? Sprinkle the stuff on your floors then sweep or vacuum up the excess. The invisible crystals left behind will do great work on the fleas your pets bring in while you’re not looking. It’s inexpensive and practically non-toxic compared to what the bug-man brings.

7. Oatmeal cereal: If you’ve got an itchy pet willing to hang out in a bathtub, this is for you. Finely ground oatmeal (as in baby oatmeal cereal) can be stirred into a bath of warm water for a super-soothing soak way cheaper than the Aveeno stuff. Pets with skin allergies, infections, and any other itchy disease gain immediate relief with this approach. Many dogs even come to love this tactic for its in-tub lappability (I’m pretty sure I wouldn’t let my Aveeno-soaking pets do the same).

8. Hydrogen peroxide and baking soda: No, it’s not a grade-school volcano recipe. Instead, it makes appalling odors begone! I mix 4 cups of hydrogen peroxide with 1/3 cup baking soda and a splash of dishwashing detergent to make a spray-bottle solution capable of getting even anal gland aroma off my scrubs (and pets’ backsides, too).

I first learned of this approach after researching popular de-skunking regimens when I worked the ER beat in skunk-infested Philadelphia. This simple mix is not only way more vet hospital friendly than the tomato juice bath, it’s effective on a wide range of anal gland-contaminated surfaces, too. I don’t think I could survive veterinary practice without it. Thank God for simple remedies!

As with all home remedies, asking your vet before embarking on any of these projects will often save you a lot of hard work and bring better results––while addressing the issue of safety (remember, even what looks like a superficial wound may be just the tip of the iceberg).


Top 8 vet-sanctioned home remedies for pets

Everyone's tried home remedies. But they're not all created equal. With that in mind, here are my top eight picks for safe and effective treatment of minor ills:

1. Epsom salts: When pet wounds and swellings inevitably rear their ugly heads, Epsom salts are almost always helpful for optimal home care. As long as your pet will abide wet ministrations, Epsom salt soaks and hot packs are a great adjunct to antibiotics and surgical attention. Sometimes they can even do the job on their own––just don’t skip the step where you see your vet first!

2. Chamomile tea: Considered the ultimate home care for upset human tummies, I’ve used strong chamomile tea for a number of skin ailments in pets. This common West Indian remedy relies on the natural disinfectant effect of the plant. A soothing solution, chamomile calms minor skin irritations by killing yeast and bacteria complicating the lesions with their presence—without the harshness that may reduce the body’s own "happy" bugs.

My favorite approach? Make a strong chamomile tea, pour it into a spray bottle ($1.49 at Target) and let it chill in the fridge. Then spray it on red and raw skin liberally for an immediately soothing effect.

Ears raw and sore from frequent allergies? Add a tiny dash of distilled white vinegar to the cooled tea for a low-cost ear cleansing solution almost on par with the chlorhexidine rinses you buy for $8 to $12 a bottle at the vet’s.

3. Petroleum jelly: It’s every bit as good as the more expensive brand name lubricants made specifically for cats with hairball problems or chronic, low-grade constipation. A little dab will do ya. It’s also great for crusty noses.

4. The Furminator: OK, so I’m a freakish devotee of this magic wand. It’s the only feline hairbrush I’ve ever met (it’s made for dogs, too) capable of eliminating disgusting and uncomfortable hairball hurling in some of my most afflicted feline patients. Considering that surgery to remove monster hairballs is not unheard of (we had one a few months back in hospital), the Furminator is a way more cost-effective approach. It also helps keep the shedding in the bag instead of on your floor.

5. Canned pumpkin: For either easily constipated or diarrhea-prone dogs and cats, pumpkin can work wonders––though not always. It’s a do-no-harm approach that anyone can try, but never let an animal suffer for more than a day or two of mild symptoms before you talk to your vet.

6. Borax powder: Got fleas? Yeah, me too. Want a solution that complements your standard Frontline and Advantage (and now Capstar and Comfortis) regimen without all the toxins your standard bug-man lays down? Try Borax powder. The standard 20-Mule Team stuff works wonders on fleas by poking holes in their crunchy insect exoskeletons.

My way? Sprinkle the stuff on your floors then sweep or vacuum up the excess. The invisible crystals left behind will do great work on the fleas your pets bring in while you’re not looking. It’s inexpensive and practically non-toxic compared to what the bug-man brings.

7. Oatmeal cereal: If you’ve got an itchy pet willing to hang out in a bathtub, this is for you. Finely ground oatmeal (as in baby oatmeal cereal) can be stirred into a bath of warm water for a super-soothing soak way cheaper than the Aveeno stuff. Pets with skin allergies, infections, and any other itchy disease gain immediate relief with this approach. Many dogs even come to love this tactic for its in-tub lappability (I’m pretty sure I wouldn’t let my Aveeno-soaking pets do the same).

8. Hydrogen peroxide and baking soda: No, it’s not a grade-school volcano recipe. Instead, it makes appalling odors begone! I mix 4 cups of hydrogen peroxide with 1/3 cup baking soda and a splash of dishwashing detergent to make a spray-bottle solution capable of getting even anal gland aroma off my scrubs (and pets’ backsides, too).

I first learned of this approach after researching popular de-skunking regimens when I worked the ER beat in skunk-infested Philadelphia. This simple mix is not only way more vet hospital friendly than the tomato juice bath, it’s effective on a wide range of anal gland-contaminated surfaces, too. I don’t think I could survive veterinary practice without it. Thank God for simple remedies!

As with all home remedies, asking your vet before embarking on any of these projects will often save you a lot of hard work and bring better results––while addressing the issue of safety (remember, even what looks like a superficial wound may be just the tip of the iceberg).


Ver el vídeo: Lamida de Perro.. Algunas Razones Por Las Cuales Deberías Evitarlas (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Auhert

    delirio exclusivo

  2. Dalston

    ¿Y dónde para ti la lógica?

  3. Kazijar

    Le pido perdón que intervino... Entiendo esa pregunta. Podemos examinar.

  4. Neilan

    Lo siento, pero creo que estás equivocado. Estoy seguro. Puedo probarlo.

  5. Hernando

    Hablando francamente, tienes toda la razón.



Escribe un mensaje